Mostrando entradas con la etiqueta Crisis. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Crisis. Mostrar todas las entradas

jueves, 21 de noviembre de 2013

Víctima de la #Publicidad Ingeniosa. Sobrevivir en tiempos de #Crisis

"El entusiasmo es el pan diario de la juventud. 
El escepticismo, el vino diario de la vejez" 
(Pearl S. Buck).

Es el tiempo que nos ha tocado vivir. Quien no se las ingenia para destacar del resto, reinventarse, o adaptarse al medio, el entorno se lo "merienda".

Cuando el otro día, al ir al comprar el pan, me encontré con esto: por 0,60€ una barra de pan con anuncio incorporado...


...mi primer pensamiento fue un "ole" para la empresa que utiliza los medios a su alcance, que antes ni siquiera se hubiera planteado, para dar a conocer sus servicios.

Al profundizar en el tema, he descubierto que existen varias empresas en España, generalmente en régimen de franquicia, que se dedican a este tema y funcionan bastante bien, siendo muy activas en todo el territorio nacional. La bolsa que me dieron, en mi panadería habitual, procedía de la empresa "Publipan".

Básicamente, el modelo de negocio consiste en la comercialización de todos aquellos soportes publicitarios fabricados en papel y que respeten el Medio Ambiente “reciclables y ecológicos”. El producto estrella, sin embargo es la bolsa de papel del pan de uso diario en panaderías para insertar publicidad con varios formatos (para adaptarse al multianunciante y al anunciante único).

Ventajas diferenciales:

  • Publicidad más directa y menos agresiva. 
  • Aprovechamiento de la bolsa de papel  que habitualmente las panaderías entregan con el pan.
  • Garantía de publicidad que se da en mano. 
  • Llega diariamente a los hogares, saltándose las barreras habituales (buzones, etc...).
  • Te la entrega un persona de confianza: tu panadero.
  • Bolsa totalmente ecológica y reciclable.

Pero...¿Qué pinta la panadería en todo este negocio?

Fácil.  Recibe gratis las bolsas de papel que, además del ahorro, les aporta un plus de imagen ecológica al sustituir las ya "anticuadas" bolsas de plástico.

Aquí os dejo algunos otros ejemplos de campañas de Publipan, la cual  ya cuenta con amplia cobertura en todo el territorio nacional y presencia internacional en 22 países. Su perfil en twitter: @Publipanespana




Ah!, se me olvidaba otra característica de esta forma de publicidad superviviente:
  • Es efectiva e impactante.
Y es que sé de lo que hablo, soy una #VíctimadelaPublicidad, sobre todo, si es INGENIOSA.

¡Hasta pronto!

viernes, 13 de septiembre de 2013

#Empatía 2.0. Claves para no desfallecer en el intento.

Esta es la historia de una Community Manager (llamémosla, "Sole") que se jactaba de poseer gran empatía con sus contactos a través de la red.

Hecha a sí misma y con amplia trayectoria profesional en el mundo de la Publicidad y el Marketing, Sole, se había reciclado, dados los tiempos que corren, hacia su versión mas OnLine y la Gestión de Comunidades Virtuales.

Cuando iba a visitar a sus potenciales clientes, les ofrecía como tarjeta de visita su EMPATÍA, su capacidad de CONECTAR con otros. Poco a poco, con mucho esfuerzo, se hizo con una pequeña cartera de variados clientes.

Sitio web www.frankclavijo.com
Wikipedia y Empatía : Entre otras, lo define como la capacidad cognitiva de percibir en un contexto común lo que otro individuo puede sentir. También es un sentimiento de participación afectiva de una persona en la realidad que afecta a otra.

Empezó a trabajar con los diferentes perfiles y creando distintas comunidades en función de la tipología de sus clientes. Al principio, derrochaba energía, pasando muchísimas horas frente al ordenador. Pero todo aquello, comenzó a pasar factura.

Un cierto desdoblamiento de personalidad, un poco de paranoia esquizofrénica se hacía cada vez más patente en su vida. Le costaba no transmitir su verdadero estado de ánimo, pues no siempre podía estar radiante las 24 horas del día. Como precisamente, en su actuación diaria, lo que enfatizaba era esto mismo, cuando sus problemas asolaban, sus contactos se extrañaban de su comportamiento en la red.

Empezó a identificarse en exceso con sus clientes. Cuando estos se deprimían por un determinado problema personal, o se enojaban por un mal servicio, Sole, se deprimía con ellos o se enojaba igualmente, saltándose la objetividad necesaria para poder resolver o salir airosa de esa situación en concreto.

La empatía empezaba a no ser rentable para ella, ni para sus clientes, impidiéndole en algunos momentos, ser resolutiva.

Sitio Web cmuaformacion.com
¿Cómo ayudar a esta Community Manager en apuros?

Sole tiene que identificar 2 fases:
1º. Reconocer el estado emocional del cliente. Utilizará su empatía para descubrir qué emoción es la que se esconde tras las palabras.
2ª. Una vez, identificada la emoción (animadversión, frustración, agradecimiento, felicidad,...) utilizará tácticas para rentabilizar la empatía a través del diálogo 2.0.

Pongamos algunos ejemplos de estas técnicas (hay muchas):
  • Personalizar el diálogo: Llámale por su nombre...
  • Ajustar el tono: Si está muy eufórico, por ejemplo, utilizar tono similar y si, por el contrario, está alterado, nuestro tono ha de ser más frío y conciliador.
  • Utilizar frases de conexión:
    1. Comprensión ("Le entiendo perfectamente...").
    2. Identificación ("Yo estaría igual que Vd....").
    3. Resolución ("Vamos a buscar la forma de solucionarlo").
A partir de este momento, Sole, gestionó mucho mejor sus emociones, potenció su habilidad empática y evitó involucrarse emocionalmente con los estados de ánimo de los clientes con los que interactuaba.

Seguro que, alguna vez, te ha pasado algo similar, incluso fuera de las Redes Sociales, ¡anímate a compartirlo!.

La empatía es una de las cualidades más importantes que un Gestor de Comunidades puede tener pero ¡cuidado! hay que gestionarla con sabiduría.

Nos vemos por la red.

Esta entrada está inspirada en el post: 
4 tácticas para empatizar con el cliente.

martes, 4 de junio de 2013

Lo que vale un TUIT

Nunca me había parado a pensar el valor de un solo tuit. 
Así, a priori, parece que no vale demasiado.
Ni siquiera que dé demasiada información, solo lo contenido en 140 caracteres.
Pues bien, esta sensación personal  ha cambiado de modo considerable.

Llevo un par de días, desde que me inicié hace ya bastantes meses, en el proceloso mundo de los tuits, que estoy (como si de un viaje astral se tratara)  actuando fuera de mi perfil de espectadora apasionada y profesional del SocialMedia y moviéndome activamente con mi yo más personal, en un tema educativo que me toca muy de cerca.

Y lo hago porque creo en el poder de las Redes Sociales. 

Así que, llegados a este punto: ¿Cuánto vale un tuit para ti?

¿Cuánto vale… cuánto cuesta… un tuit?

Tras meses escribiendo sobre sus beneficios, sus mecanismos, sus mediciones, sus reglas, sus resultados... cómo no utilizar esta herramienta que tengo (tenemos) a nuestro alcance, que son las Redes Sociales, para conseguir (o al menos, intentar) cambiar algo que, de otro modo, sería prácticamente imposible.

Algo contra lo que no podemos luchar de manera individual, algo o alguien con quien no tenemos canales adecuados de comunicación.

Y me refiero a situaciones cotidianas de hoy en día como son los recortes en la Educación Pública. Pues bien, ahora ha tocado en mi pueblo y, concretamente, en mi cole.

Allá que voy yo, con mis pistolas sociales apuntando al horizonte de la esperanza, disparando tuits a discreción, lanzando granadas de mano en Facebook, a todo tipo de contactos sociales: medios de comunicación, asociaciones, organizaciones, partidos políticos, sindicatos y finalmente, ayuntamiento y alcalde.

He dado por supuesto que los medios contestarían o, al menos, retuitearían la información, por aquello de la carnaza periodística, pero la verdad, que debe de ser el pan nuestro de cada día y no he causado excesiva conmoción.

Para mi sorpresa, el alcalde sí que contestó: -"Os apoyo al 100%"-
Ese tuit mereció un subidón: 


La contestación del alcalde me hizo volver a creer en el ser humano ("enamorarme de la humanidad", como rezaba David Montero en su entrada) o al menos, volver a congraciarme con los poderes fácticos. Había conseguido mi pequeño objetivo.

Los beneficios de la red se hacen palpables en el sentido más puro y genuíno: 

Intercambio de comunicación en donde una persona o compañía que satisface a un gran número de individuos o necesidades, responde de manera personalizada y única, a una consulta determinada (un "one to one" de toda la vida).

Mi algarabía duró poco. Tras un par de intercambios de tuits después:



-"No se puede hacer esa afirmación gratuita, si tienes pruebas dámelas"-

Perdonad la expresión y como esta entrada es bastante personal, me permito el lujo de decir simplemente que me quedé "a cuadros": ¿Quién le escribe los tuits al alcalde? ¿el becario? o ¿será que hemos vuelto a los tiempos del sheriff del condado del antiguo oeste?.

Tras esto, el valor de este nuevo tuit, cayó en picado hacia las profundidades del abismo marino como si de una acción de Bankia se tratara.

Este tiovivo de sensaciones, producidas por un solo tuit, han hecho que reflexionara sobre la base que sustenta una red social como Twitter: ¿Comunicación basada en emociones?

A veces, las emociones se traducen en necesidades, de todo tipo, pero ligadas íntimamente a la persona, persona que busca algo, encuentra e intercambia. Y es ese intercambio en donde se produce un efecto, efecto que puede ser negativo, positivo, auténtico o falso y que, al transmitirse,  retroalimenta a la red de nuevo.

Un poco caótico, lo sé, pero ahí radica la clave de su éxito.

Este cuento tiene un final, aunque no sabemos si será feliz o no.
El intercambio inocente de tuits, de esos 140 caracteres, ese trueque entre lo que yo necesitaba y lo que estaban dispuestos a dar, generó un interés que provocó una reunión, pasándose del ¿frío? entorno 2.0 al ¿cálido? ambiente del 1.0.

Y todo esto por el módico precio de un solo click.
Hasta pronto.