Mostrando entradas con la etiqueta Actitud. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Actitud. Mostrar todas las entradas

lunes, 5 de febrero de 2018

#Teletrabajo: camino plagado de búsqueda interior

Cuando decides trabajar desde casa, no es oro todo lo que reluce. Ser autónomo no es la panacea ni la solución a todos tus problemas...yo diría que, cuando tomas esa decisión, es cuando empiezan los verdaderos quebraderos de cabeza. Cosas nimias, a las que no habías prestado atención, ahora se engrandecen como el humo. De momento, hasta llegar a esa decisión, has tenido que pasar una auténtica revolución, lo sé, lo he vivido.

La soluciones no tienen por qué ser radicales, ni siquiera, inmediatas. Se puede optar por un sistema mixto (oficina externa con un trabajo por cuenta ajena combinado con el salón de tu casa) como es mi caso, sistema al que he llegado, con el lento transcurrir del tiempo y de los acontecimientos de la vida.

Cada uno deberá encontrar su camino, pero -y no se trata de desanimar a nadie- es un camino plagado de búsqueda interior, amenazas externas y de pruebas continuas a tu resistencia anímica.

Profesionales que empezaron su aventura socialmedia a la par que yo, con una mayor o menor relevancia social, han relatado en algún momento, esa pequeña revolución interna que le hizo saltar de su zona de confort hacia un vacío inexplorado. Cuando eso ocurre es que ya, por fin...
"Estás preparado, física y mentalmente, para el cambio"
Yo, por mi parte, después de sentirme agotada con el tema "autónomos" y ver que las soluciones no encajaban en el momento profesional en el que me encontraba (os podría poner multitud de enlaces para ampliar información sobre autónomos pero, sinceramente, ninguno me ayudó excesivamente) opté por seguir trabajando por cuenta ajena...y he tenido la suerte que, de momento, he podido lograrlo.

Trabajando para dos empresas completamente diferentes, combino tiempo y espacio entre dos despachos físicos y mi casa, en concreto, mi salón. En total, trabajo y me muevo por tres ambientes distintos.


El TELETRABAJO es una magnífica opción que, tras los momentos iniciales de reajuste, hace que te sientas cómoda con tu tiempo, organices perfectamente y de manera muy personal tu trabajo, y que puedas ser todo lo eficaz y efectiva que quieras.
"El teletrabajo es una forma actual de trabajar, una opción real y de futuro, a la que se ha llegado tras la evolución natural de Internet en nuestras vidas"
Pero, como decía al principio, no es oro todo lo que reluce. Cada uno tendrá sus vivencias. En mi caso, al principio, he llegado a permanecer mucho más tiempo en el despacho porque me era totalmente imposible trabajar desde casa. 

En cuanto me conectaba al ordenador, pasaban todas estas cosas y siempre simultáneamente:

- Suena el teléfono.
- Llaman al timbre de la puerta.
- Me pongo a recoger la cocina porque no soporto verla desorganizada.
- Barro las migas del salón, y ya aprovecho, pongo una lavadora y la tiendo.
- Suena el teléfono de nuevo, me mandan 25 guasaps -que siempre respondo-y vuelven a llamar al timbre de la puerta.
- Mi marido:
  • ¿Vamos a andar? 
  • ¿Vemos una peli juntos?
  • Si me vas a comprar, yo preparo la cena.
  • Nunca me haces caso, siempre estás trabajando.
- La peque:
  • Mamá, tengo hambre, ¿Me haces la merienda?
  • Necesito el portátil para el blog del cole.
  • ¿Me ayudas con los deberes?
  • Nunca me haces caso, siempre estás trabajando.
No pienses que es exagerado: es real como la misma vida...
"Un camino plagado de búsqueda interior, amenazas externas y de pruebas continuas a tu resistencia anímica..."
...pero que se consigue. Con el tiempo y la persistencia, se consigue. Y llega el momento en que tu alrededor -y tú mismo- sois conscientes de que -realmente- estás realizando un trabajo. Sin culpas, sin remordimientos. Y cobrando, mucho o poco...pero eso ya, es otro tema.

¡Hasta muy pronto! ;-)

Con Teresa Nevado, en El Palacio de la Zarzuela, Audiencia Real a FEDECA, mayo 2017

miércoles, 4 de enero de 2017

Hazte oír también en #Navidad

La Navidad, época -para casi todos- maravillosa, en lo referente a la actividad relacionada con el empleo, es un poco "raruna". 

Y me explico. Lo que intento decir es que la temporalidad hace que la Navidad tenga sus propias reglas.

Por una parte, el empleo vuelve a casa por Navidad y el consumo tira de él hacia arriba, como citaba un diario de tirada nacional hace unos días. Pero, lo que se oferta, tiene personalidad propia y esto, no es malo ni bueno, pero hay que ser conscientes de lo que significa y estar preparados por si nos interesa aprovecharlo.

Según el artículo de "Buscando un trabajo", los sectores que más se mueven y generan empleo en esta época del año son: hostelería y restauración, comercio y grandes almacenes, transporte, ocio, turismo, industria de alimentación y bebidas, supermercados y grandes superficies. 

Características de esta oferta navideña:

- Contratos de duración determinada (un par de meses).
- Empleos que no requieren una formación excesivamente técnica.
- En el candidato se valora:
  • Adaptabilidad
  • Flexibilidad
  • Atención al público
  • Habilidades de comunicación
  • Orientación por objetivos 
Consejos para acceder a estas ofertas de empleo:

Son los mismos de siempre, aunque adaptados al momento en el que nos encontramos.

- Currículum actualizado y con capacidad de personalización en función de la oferta/puesto de trabajo/empresa a la que te dirijas.
- En esta época, suele ser habitual que las empresas externalicen la selección de personal, así que no pierdas de vista las ETT´s y Agencias de Colocación. 
- Durante la entrevista, deja claro que tienes disponibilidad horaria e incorporación inmediata. 
- Finalizada la entrevista, envía una carta de agradecimiento, te diferenciarás de los demás. 
- Si estás de suerte y te seleccionan, haz todo lo posible para demostrar tu potencial, tu capacidad de trabajo y armonía con el resto del equipo. No lo enfoques solo como un trabajo temporal, puede ser una manera de "meter la cabeza". 

Por otra parte, puede que esta opción no te convenza y que tu objetivo sea otro.

Comprobarás cómo los procesos de selección para ofertas de empleo con mayor estabilidad, en esta época del año, parecen esfumarse con la llegada de los villancicos.

"¿Qué puedes hacer, puedes aprovechar este parón obligatorio si estás en búsqueda activa de empleo?"

Por supuesto que sí. Una opción muy válida es incrementar nuestra presencia en redes sociales y, sobre todo, nuestro lado más humano.

Si trabajas tu marca personal, adáptate a la época en la que estás, sobre todo, si esta época es la Navidad. Ahora estará, más que justificado, que "humanices" tu imagen. Puedes permitirte el lujo de mostrar tu parte más humana, cosa que seguramente, los reclutadores 2.0 agradecerán pues es información valiosa que, quizá, en otro momento mantienes más oculta.


7 Tips para humanizar tu MARCA PERSONAL en NAVIDAD:

1. Muestra tu lado más creativo y busca una imagen de perfil, de portada (ajustándote por supuesto a la red en la que te encuentres) más tierna, navideña, o de fiesta.

2. No olvides, y en estas fechas aún más, agradecer menciones, dar respuesta a preguntas que te planteen, ser amable e interactuar.

3.Crea tu propia y personal felicitación navideña y lánzala al mundo o incluso atrévete a felicitar a algún cazatalentos que tengas identificado, enviándole el mejor de tus deseos.

4. Pregunta a tus seguidores por sus costumbres navideñas. Crea conversación.

5. Tuitea curiosidades relacionadas la Navidad. Atrévete a abrirte un poco, a comunicar cómo te gusta pasar estas fechas, potencia aquellos valores que más te aporten, dirán mucho de ti.

6. Sigue sorprendiendo y atrévete a lanzar un concurso entre amigos y seguidores: fotos navideñas, citas célebres, etc...

7. En Twitter, puedes crear un hashtag original y propio para esta época. Esto dará una continuidad a tus tuits y creará una historia alrededor de tu perfil.

No te calles ni en Navidad.

¡Felices Fiestas!

Este post fue escrito originalmente para