martes, 21 de enero de 2014

¿Una Iglesia 2.0? La nueva "Ágora" en donde COMPARTIR.

Está claro que si la Iglesia quiere dar una imagen de actualidad y empatizar con la sociedad de hoy día, tiene que tener en cuenta las Redes Sociales y todo lo que la tecnología nos ha traído en nombre de nuevas formas de comunicación.
Sitio web Blog del P. Ismael Ojeda
El Papa Francisco, @Pontifex_es, lo tenía fácil. Abrirse una cuenta en Twitter y tener automáticamente -o casi- más de cuatro millones y medio de seguidores. Ni siquiera tiene que seguir a nadie (¿Qué raro, no?) ni interactuar (¡Qué aburrido!).

El Papa invita a la Iglesia a entrar en "las nuevas tecnologías y en las redes sociales" e incluso lanza el reto de "¿Somos capaces, también en este campo, de llevar a Cristo?"

El caso es que el envite está hecho. Y la puerta abierta. Pero de momento, no me imagino, a los sacerdotes de a pie, tuiteando a diestro y siniestro con sus feligreses, resolviendo dudas y consultas o, -imagínate-, con un confesionario OnLine.

Para empezar, les pasaría el manual -porque más que un artículo es un manual de los buenos usos- de Vilma Núñez, @Vilmanunez,  y su "Cómo gestionar las redes sociales de una iglesia". Si quieres que tu parroquia empiece su periplo en el entorno 2.0, no lo dudes, pégate una leída ;-)

Pero a lo que voy. La iglesia, con todo el respeto que me merece,  actúa -o debería- como una gran empresa:
  • Fluctúa en función de la evolución social y económica. 
  • Tiene un servicio y un producto que vender.
  • Tiene que generar información y mantener contacto. 
  • Tiene que fidelizar a sus "clientes".
  • Tiene que captar nuevos usuarios.
  • Lidiar con situación de crisis de reputación.
  • Etc...

Sitio web Una jarra de barrro

Por tanto...¿Cuáles son las bases que, desde el "Equipo Directivo", se sientan para abordar dicha labor?

1.- Las redes sociales suponen una nueva oportunidad para la comunicación del Evangelio. La Iglesia debe realizar el esfuerzo de transmitir su mensaje con el lenguaje de la nueva cultura de la comunicación.

2.- La necesaria presencia de la Iglesia en el entorno digital es una ocasión que permite a las comunidades cristianas reflexionar sobre su propia identidad y sobre el servicio que prestan a la sociedad. A partir de esa reflexión se puede construir una comunidad virtual.

3.- Si el ambiente digital es un lugar adecuado para el encuentro y para el diálogo, el marco más propicio para rezar, celebrar sacramentos y vivir la caridad es la comunidad real.

4.- Las normas de convivencia de las relaciones sociales tienen también su aplicación en Internet. El anonimato, la calumnia, la difamación no tienen cabida en este entorno. Los criterios que la infoética señala para cualquier comunicación, también en el ámbito digital, son la verdad, la autenticidad, el respeto a los demás, el bien común y el amor al prójimo.

5.- Se invita a las personas y a las instituciones de la Iglesia al trabajo en común. Es oportuno establecer cauces de colaboración que permitan trabajar eficazmente para hacer más atractiva la presencia del Evangelio en las redes sociales.

En este "marco", por tanto, parece acertado pensar que, la Iglesia, está en camino de empezar a navegar en un entorno 2.0.

Mi parroquia, al menos, tiene página web, "Santa María Madre de Dios", en donde descubres infinitos servicios que pueden facilitar la vida - sobre todo a nivel de información- al feligrés interesado. Y aunque no he visto ningún icono social para compartir contenidos, (¡tengo que hablar con ellos!) tienen un modesto foro, que utilizan como herramienta de comunicación interna entre los diferentes grupos de pastoral.

Son nuevos tiempos y con las Redes Sociales hemos topado, que diría la iglesia.
Sitio Web "Religión en libertad"
¡Hasta pronto!